coopac - actualiza tus datos

Un debate es una herramienta comunicativa importantísima para las democracias actuales y en pequeña escala para nuestro día a día; y es que gracias a esta herramienta, podemos obtener varias opiniones acerca de un mismo tema. Su finalidad, aunque no es la de convencer, sí es la de poner en el conocimiento de todos las opciones u opiniones con las que se cuentan, por tanto, es una herramienta de lo más enriquecedora para la sociedad.

Hoy por hoy en nuestra sociedad cajabambina, lamentablemente, los debates parecen no ser prioridad muchos candidatos, quizá porque no se cuenta con un moderador idóneo y no se aprovecha los medios de difusión correcto para que los debates que se organizan lleguen a todos los ciudadanos, mediante, radio, televisión, redes sociales;  será este el motivo por el cual muchos de nuestros políticos prefieren pasar por alto la idea de un debate, como lo demostró Wilson Pesantes (referente político de muchos candidatos) en todas las elecciones a las que postulaba y a las cuales nunca asistió. Bajo toda estas premisas existen las condiciones para que se dé un debate alturado entre nuestros políticos cajabambinos.

A solo 33 días del proceso electoral, cuánto podría aportar un debate a la decisión del electorado y a la gobernabilidad de Cajabamba. 

Recordemos que debatir bien, no implica dejar a la persona con opiniones contrarias por los suelos. Un buen debate debería basarse únicamente de argumentos que puedan exponer razones y motivos por los que se piensa de determinada forma.

Desgraciadamente muchas personas, como algunos políticos actuales o tertulianos de los debates políticos más actuales, se empeñan en utilizar esta herramienta para hacer daño, sin darse cuenta de que es mucho más poderosa que todo eso.

Comentarios