Nadie lo esperó. Esta generación de millennials nunca vio a la selección peruana de fútbol ganar en Ecuador. Tampoco la vio tan cerca de un mundial pero hoy, al menos, toda felicidad y toda alegría es extraña, atípica, atemporal.

Solo por esa razón es que vamos a hacer un staaap y nos detendremos a disfrutar de estos momentos porque a veces, solo a veces, vale la pena hacer a un lado todititos nuestros problemas y sonreír. Desde 1997 el Perú no estaba cerca de un Mundial de fútbol y ya sabemos que estás más feliz que desde ese día en que esa prueba salió negativa.

Referencia Utero.pe

Comentarios