Lanceros de la mentira (Segunda parte)
Por: Juan Alex Urtecho Vejarano
La fuente del texto que aparece en la placa del paseo peatonal denominado Lanceros de la Victoria es El parto de Gloriabamba de Genaro Ledesma Izquieta. Puede ser importante para esclarecer el tema considerar el prólogo. La persona que prologara esta obra fue el famoso político y líder aprista Armando Villanueva del Campo. Aquí sostiene que «El parto de Gloriabamba es una novela realista (histórica) a la par que costumbrista y que corresponde al proceso de la novela peruana teniendo como escenario la región del norte.» (Villanueva, prologo, pp. 15-16). No debe olvidarse que los historiadores están preocupados por respaldar sus argumentos con pruebas suficientes, con «fuentes documentales o materiales que les sirven de instrumentos de constatación de la ocurrencia de ciertos hechos o procesos, los novelistas históricos utilizan (más o menos) esas fuentes como contexto, y nada más que contexto, para desde allí construir un universo imaginario» (Diario Libre, 2010).

Puede ayudar a consolidar nuestra idea otra cita muy especial de Villanueva (2004) «Los nombres de Ramón Castilla y de Andrés de Santa Cruz, que formaron el primer cuerpo de infantería, del mariscal Miller, del general José de la Mar y del secretario del libertador, doctor Sánchez Carrión, aparecen en las primeras páginas de la epopeya que ha creado con exuberante imaginación Ledesma Izquieta en El parto de Gloriabamba.» (Prólogo, p. 17)
Por lo tanto, intentar justificar el nacimiento de los Lanceros de la Victoria en una novela realista evidencia el error de intentar extraer hechos históricos de una obra fundamentada en la imaginación del autor. Esto contribuye en gran medida a darle un carácter inexacto e imaginativo. Se requiere de un estudio serio y bien documentado del pasado en el que los acontecimientos remotos puedan ser defendidos. Deseo parafrasear a Heráclito en palabras de Diógenes Laercio un pueblo inteligente defiende su historia como defendería las murallas de su ciudad (fr. 44).

Quizá, alguien pueda afirmar que esta interpretación es el punto de vista de Villanueva y no de Ledesma Izquieta. En un arrebato con vistas al futuro o quizá
vislumbrando el problema que significaría asentar nuestra historia en este texto, Armando Villanueva, transcribe párrafos de una conversación que tuvo lugar entre Ledesma y él, acerca de la trayectoria de nuestro paisano.
Armando: ¿Cuántos hermanos son ustedes?
Genaro: Tres. Yo, el varón, y dos mujeres, quienes se han dedicado al magisterio. Quisiera añadir que prosiguiendo en mi producción literaria, también escribí muchos cuentos de la vida política, muchos de los cuales están contenidos en Cuentos de carne y hueso. […] Pero ese libro me causó a la vez la enemistad acérrima de Fernando Belaunde Terry y de familiares suyos, porque lo dibujé irónicamente al describir el golpe de Estado de octubre de 1968. Pero se trataba de una ficción originada en la realidad, como es normal en este tipo de literatura. Del mismo modo, El parto de Gloriabamba es una novela fundada en la verdad histórica. (Prólogo, p. 29).

Estas palabras son claras y deberían ayudarnos a entender que el autor nunca pretendió transmitirnos otra cosa que una ficción, una novela. Percatarse del prólogo hubiese evitado este problema histórico. (Continuará)

BIBLIOGRAFÍA
1. Ledesma, G. (2004). El parto de Gloriabamba. Fondo Editorial del Congreso del Perú.
2.Historia y novela (17 de abril de 2010). Diario Libre. https://n9.cl/bqy4l
3.Kirk, G. Raven, J. Schofield, M. Los filósofos presocráticos. Gredos.

AGRADECIMIENTOS
Expreso mi agradecimiento a los señores Villalobos y Monzón, miembros del Centro Cultural Cajabamba por los aportes a mi particular investigación. Sin el nexo del profesor Jhonatan Cosavalente no hubiese sido posible. Un agradecimiento a quien fuera mi profesor en educación secundaria, Pepe Avila Jara, por su agudo y fino comentario.
In memoriam: Shalalá.

Comentarios