coopac - actualiza tus datos

Los deudos de las 38 personas que murieron al caer a un abismo en un bus de Horna, en abril del 2013, están molestos con un reciente fallo de la Corte Suprema que considera que el Juzgado Unipersonal de Otuzco cometió un error al condenar por homicidio doloso a Eduard Millán Horna Villavicencio, gerente de la empresa en cuestión. Según los magistrados, Horna debió ser condenado por el delito de homicidio culposo, cuya pena es menor de cuatro años y no requiere que el imputado pise la cárcel.

Es importante indicar que al procesado se le ha dado un plazo de un año para que pague 120 000 soles a cada una de las 40 familias, y 70 000 soles a los nueve sobrevivientes. De no hacerlo, recién sería detenido.

“Han dejado sin efecto la orden de captura en su contra”, explicó el abogado Vladimir Reyna, quien representa a los deudos. Reyna comentó además que no se le ha dictado impedimento de salida del país a Horna, lo que resulta extremadamente sospechoso. “Es cuestionable el comportamiento de los magistrados”, agregó. 

Con respecto a la reparación civil, comentó que resulta riesgoso esperar un año para que el empresario cumpla con pagar a los deudos, pues “en este tiempo podría fugar del país y nunca volver aparecer”.

“Es muy probable que así suceda porque él ya estuvo escondido por casi cuatro años sin que la policía dé con su paradero”, puntualizó.

No está de más recordar que en el accidente murieron profesionales que regresaban a Trujillo tras cumplir con sus labores en distintas localidades de la sierra. Médicos, enfermeras y docentes acabaron sin vida en lo profundo del abismo.

En agosto del 2019, Eduard Millán Horna Villavicencio fue condenado a 10 años de cárcel,  pero ahora esa condena ha quedado sin efecto.

Fuente: Diario Satélite Trujillo

Comentarios