Semana santa en Cajabamba es recordar el acompañar una procesión, cagar una vela con un cartón protegiendo tu mano de las gotas de cera, es vivir una atmósfera de paz y de gracia plena.

Semana santa en Cajabamba es algo especial, es recordar también un amor juvenil, es recordar el ir en familia a la misa y acompañar las procesiones, semana santa es reflexión, pero en Cajabamba es sinónimo de experiencias personales que recordaremos toda la vida.

Fotografías: Roberth Calderón y Imagen MPC

 

Escúchanos, Señor, y ten piedad, porque hemos pecado contra ti.

17523002_10212127908730146_6982672269944056720_n

17757159_10212059374816841_339971351213282444_n

Tú eres hijo mío; hoy te he dado a la vida.
Salmo 2, 7

Yo seré para él un padre y él será para mí un hijo.
2 Samuel 7, 14

Son palabras proféticas y nos hablan de Dios, que es Padre en el sentido más elevado y auténtico de la palabra.

17757608_10212059377816916_9185047212042230615_n

17759826_10212096218657914_8409406557218404988_n

 

Dice Isaías: “Señor, tú eres nuestro Padre, nosotros somos la arcilla y tú eres el alfarero, todos nosotros fuimos hechos por tus manos.”
Isaías 64, 8

17796820_10212061067099147_4766934487483963236_n

17862285_10212059367336654_7483446503232530336_n

17862860_10212083971471742_7252645152214192779_n 17883984_10212096206537611_6179746956629266666_n 17883995_10212096200737466_8762458256901805942_n

Y Sión decía: “El señor me ha abandonado, el Señor se ha olvidado de mí.” Pero, ¿puede una mujer olvidarse del niño que cría, o dejar
de querer al hijo de sus entrañas? Pues bien, aunque se encontrara alguna que lo olvidase, ¡Yo nunca te abandonaré!
Isaías 49, 14-15

 

17884012_10212096194537311_5549918050579632569_n

17884023_10212077157781404_8427962448393437789_n

17884403_10212096208257654_5685835665571195022_n

17884550_1326866510693974_3925888403847856060_n  17903342_10212118752141237_7394662028963737955_n   17903894_10212110157006364_4428432789681216943_n 17904038_1325708960809729_9013310177855098190_n
17904469_10212127897169857_8415326072314214928_n

 

17903777_1329639700416655_8454190969234370694_n

 

 

17904502_1331191316928160_1545624002727585663_n

17951884_10212127883849524_5458319480140685266_n

 

En los pasajes del profeta Isaías, la paternidad de Dios adquiere connotaciones inspiradas en la maternidad. En la plenitud de los tiempos mesiánicos, Jesús anuncia muchas veces la paternidad de Dios en relación con el ser humano, de acuerdo con numerosas referencias del Antiguo Testamento. Para Jesús, Dios no es solamente el Padre de Israel, el padre de los hombres, sino el Padre suyo, mi Padre.

 

Comentarios