Un llamado al gobierno regional y nacional lanzó el alcalde provincial de Cajabamba, José Morales Soto, para que lo asistan con partidas presupuestales a fin de enfrentar las consecuencias del sismo que dañó viviendas, carreteras, el cementerio local y centros educativos, que obligó al sector Educación a suspender las clases en muchos planteles.

Morales, acompañado de representantes del Ministerio Público y de la Unidad de Gestión Educativa Local (UGEL), reveló que se agotó la capacidad de respuesta de la municipalidad provincial, invocó la intervención del Gobierno Regional de Cajamarca y del Gobierno nacional.

En reunión extraordinaria del Consejo Participativo Local de Educación (Copale), la autoridad edil esbozó un resumen de la emergencia, dando a conocer la respuesta inmediata de la Plataforma Provincial de Defensa Civil, interviniendo primero en la carretera que se interrumpió en Huañimba, ahora son los caseríos Hichabamba, Higosbamba, Huayllabamba y Churucana, situación que se ha empeorado en los últimos días.

A su turno la coordinadora del Programa Presupuestal de Reducción de la Vulnerabilidad y Atención de Emergencias por Desastres (Prevaed), Verónica Rojas, informó que son 38 las instituciones educativas afectadas por el sismo y pidió urgente la instalación de un albergue y la elaboración de un plan de respuesta.

En tanto el secretario técnico del Copale, Richard Obando Barahona, anunció que a partir de esta semana se suspenden las clases en los planteles de los caseríos de Hichabamba, Higosbamba, Huayllabamba y Churucana, como medida de prevención en la población estudiantil y solicitó persuadir a los pobladores para la reubicación a una zona más segura.

El Dato

Ayuda. El representante del Ministerio de Vivienda, Construcción y Saneamiento, Héctor Candelario, informó que en la provincia cajamarquina de Cajabamba, 300 familias resultaron damnificadas, las que son asistidas con agua por su institución.

Fuente:  Diario La República 

Comentarios