Los padres del mejor tablista peruano mochileaban cuando a ella le vinieron las contracciones en Cajabamba. De ahí, el segundo nacimiento de Piccolo Clemente ocurrió en Huanchaco, frente al mar de Grau. El surfista campeón del oro en los Panamericanos 2019.

Hace 37 años, el francés Roberto Clemente, junto con su novia alemana, Bárbara Rothfuss, mochileaban por Sudamérica, haciendo un peregrinaje por las distintas playas del litoral. En una de las tantas paradas, llegaron hasta nuestra provincia de Cajabamba y es allí que Bárbara, quien estaba en las últimas semanas de un embarazo sin complicaciones, empezó a sentir las clásicas contracciones que anunciaban la llegada de quien días después sería Benoit Clemente Rothfuss, más conocido como Piccolo Clemente, bicampeón mundial de surf y Campeón Panamericano en lima 2019.

A los 3 meses de nacido Piccolo y sus padres se mudaron al balneario trujillano de Huanchaco, donde levantaron un pequeño restaurante del cual nunca se han desligado. “Huanchaco es una de mis playas favoritas. Allí montaba un caballito de totora y lanzaba el cordel para pescar junto con mis amigos”, recuerda el surfista.

EXTRACTO DE ENTREVISTA A NUESTRO CAMPEÓN MUNDIAL Y PANAMERICANO 

Padre francés y madre alemana. ¿Cómo influyeron?
A ellos siempre les ha gustado el deporte. Mi mamá es nadadora, mi papá jugó rugby.

¿Cómo es que naciste en Perú?
Ellos venían recorriendo el mundo unos dos a tres años. Se conocieron en Ecuador. Siguieron juntos y nací en Cajabamba, Cajamarca. En esa zona hay bastantes alemanes y tenían amigos ahí. Fueron a visitarlos y se me ocurrió nacer (risas). 

¿Sueles ir a Cajabamba?
No la conozco, pese a que a Cajamarca he ido varias veces. Pero en algún momento pienso ir a Cajabamba. El tema es que a los tres meses de edad mis padre se fueron a Huanchaco, Trujillo, se quedaron y ahí me críe. 

Pudiendo irte a Francia o Alemania, ¿por qué te quedaste en el Perú?
Perú es un país lindo, de mucha cultura e historia. Tiene costa para el surf. Como Perú hay pocos lugares en el mundo. Su comida, la gente.

También fuiste arquero de fútbol. ¿Cómo así?
Sí, jugué para un equipo de Trujillo, en segunda división. Pero en el surf hay mucha más adrenalina. Entré por vacilón, no tapo mal y me quedé ahí un tiempito. Corría tabla y practicaba fútbol.

En el surf hemos sido campeones mundiales, pero en el fútbol no. ¿Te atreverías a decir que el surf representa mejor al Perú que el fútbol?
Si hablamos de logros y triunfos, no solo el surf. Tienes el karate, taekwondo, ajedrez. Aunque en popularidad no. El fútbol tiene mucha cobertura. Tenemos varios deportes que han logrado bastante, pero que no tienen mucha cobertura.

¿Crees que al surf aún se le ve como un deporte para ciertas élites?
Si recorres la costa peruana, hay escuelas con todo tipo de gente. El surf es un deporte accesible para todos, no tiene barreras.

Otro prejuicio que aún está instalado es que es un deporte relajado, que no demanda mayor disciplina.
Cualquier persona que viene a practicar surf termina agotada por el esfuerzo físico. Se necesita resistencia física, pulmonar, fuerza, equilibro, es un deporte completo, como la natación, y muy difícil de trabajar.

AUTOFICHA 
– “Tengo 36 años. Dos veces campeón del mundo individual y una vez por equipos. Tres veces campeón panamericano, bolivariano, sudamericano, seis veces campeón nacional, una vez campeón latinoamericano. Tengo un hijo de seis años. Le gusta el surf y hace karate. Soy casado y mi esposa es psicóloga”.

– “Mi esposa siempre está pendiente de lo que hago, me da muchos tips de cómo enfocarme un poco, estar más tranquilo. Ella practica surf también y tiene mucha noción. Entre serie y serie también me aconseja. Tenemos 17 años juntos. Hemos compartido muchos campeonatos”.

– “He estudiado cocina, para bartender, administración, gestión deportiva, para técnico deportivo, tengo mi propia marca con la que compito, que en el Perú las fabrico solo para mis amigos. Siempre estoy tratando de estudiar y desarrollar otros proyectos. Mis padres están felices de ver cómo he crecido”.

Entrevista cortesía de: PERU21.COM

Comentarios